Evaluación de ecosistemas del milenio de España

ECOSISTEMAS para el bienestar humano
5 de septiembre de 2017

Los beneficios de los árboles en una megaciudad ascienden a 500 millones de dólares anuales

city-2275274_640

La cobertura arbórea hace que los ambientes urbanos sean más limpios y más agradables para vivir. 

En las megaciudades viven casi el 10 por ciento de los 7.500 millones de habitantes del mundo. Suelen ser lugares duros donde vivir, pues en ellas predomina una excesiva concentración de ladrillo, cemento y asfalto. Sin embargo, desde hace unos años muchas ciudades están apostando por naturalizarse y volverse así más habitables.

Ahora, un estudio que publica la revista «Ecological Modeling» pone en valor esos árboles calculando los beneficios de los servicios que aportan a cada una de estas grandes ciudades. Su conclusión es clara: los árboles proporcionan a cada ciudad más de 500 millones de dólares anuales en servicios que hacen que los ambientes urbanos sean más limpios, más asequibles y más agradables para vivir.

El equipo internacional de investigadores estimó la cobertura existente y potencial de los árboles y su contribución a los servicios de los ecosistemas en diez megaciudades (Pekín, China; Buenos Aires, Argentina; El Cairo, Egipto; Estambul, Turquía; Londres, Gran Bretaña; Los Ángeles, Estados Unidos; Ciudad de México, México; Moscú, Rusia; Bombay, India, y Tokio, Japón) y calculó que en ellas los beneficios basados en los ecosistemas arbóreos tenían un valor medio anual de 505 millones de dólares, equivalente a 1,2 millones de dólares por kilómetro cuadrado de árboles.

Para Theodore Endreny, de la Facultad de Ciencias Ambientales y Forestales de Siracusa, Nueva York, y autor principal del estudio, este valor de los servicios de los árboles podría ser fácilmente duplicado simplemente plantando más de ellos. «Las megaciudades pueden aumentar estos beneficios en un 85 por ciento de media», dice. «Si los árboles fueran establecidos a lo largo de su área de cobertura potencial, servirían para filtrar los contaminantes del aire y del agua y reducir el uso de energía de los edificios, y mejorar el bienestar humano mientras proveen hábitat y recursos para otras especies en el área urbana».

Bienestar humano

Los investigadores estimaron los beneficios de la cobertura de árboles para reducir la contaminación del aire, la escorrentía de las aguas pluviales, los costes de energía asociados con los edificios en cuanto a calefacción y refrigeración y las emisiones de carbono. «Los árboles tienen beneficios directos e indirectos para enfriar edificios y reducir los efectos de las olas de calor. El beneficio directo es la sombra que mantiene la zona urbana más fría, el beneficio indirecto es la transpiración de las aguas pluviales que convierte el aire caliente en aire más fresco», explica Endreny.

Los árboles urbanos prestan servicios de los que la mayoría de las personas no son conscientes, incluida la eliminación de partículas en suspensión peligrosas para la respiración humana por captura en las hojas; ahorro de energía en forma de enfriamiento y aislamiento tanto de la luz solar de verano como de los vientos de invierno; y secuestro de carbono, que ocurre cuando los árboles absorben y almacenan dióxido de carbono a medida que mitigan el cambio climático.

Para los autores de esta investigación es necesaria «una mayor conciencia del valor económico de los servicios gratuitos proporcionados por la naturaleza, ya que esto además puede aumentar nuestra voluntad de invertir esfuerzos y recursos en la conservación del capital natural y su correcta explotación, de modo que también aumentaría la riqueza social, la estabilidad económica y el bienestar».

 

Fuente: ABC España

Discute esta información en nuestro perfil de Facebook

Contacto | Área privada